MISIÓN

Deja de existir todo aquello de lo que no se habla. Silenciar sin afrontar deja las heridas sin cerrar. Con una herida mal curada la infección está asegurada. Si no asumes la responsabilidad por tu vida otros terminarán por hacer uso de ella convirtiéndote en un juguete de sus deseos. Aquí apostamos por decir lo que sentimos para sembrar ideas que te permitan sanar aquello que te preocupa.

El conocimiento es solo un rumor hasta que te pones en marcha

El conocimiento es solo un rumor hasta que te pones en marcha

viernes, 17 de agosto de 2018

POST VACACIONAL

Entre viajes, salidas, citas, encuentros, celebraciones, relaciones públicas, eventos, sol, calores asfixiantes y lluvias torrenciales se van consumiendo poco a poco, inexorables, esos días que siempre son escasos en los que la rutina del: trabajo – casa – descanso – trabajo, de alguna forma se han roto.
La fuga de la tarifa plana que representa hacer siempre lo mismo, día tras día, sin preguntarnos con rotundidad con que objeto lo hacemos o si sirve para algo representa un balón de oxígeno para sostener un millar de cosas que en ese fondo cruel de la reflexión no nos hacen felices.
Mientras todo esto sucede, los más avezados y conscientes de esta realidad, procuran salpicar sus vidas cotidianas de algunas actividades que rompan por algún lugar el vocablo. La rutina diaria lo es mucho menos si vamos al gim, practicamos la danza del vientre, salimos a la montaña con la bike, jugamos al Pádel o buscamos gritar un gol importante de nuestro equipo en un estado repleto de gente deseando gritar sin medida, tal cual como te gusta hacerlo a ti.
Nadie es mejor ni peor haciendo esto. La situación respeta poco el poder adquisitivo de cada cual. En el fondo, estas agonías se decantan como los posos del cava en su proceso vital en la bodega. Todos lo hacen igual más allá de que al final salga una maravilla de caldo o una gaseosa desbravada. Es que nos duele a todos igual. El aburrimiento con el entorno siempre se desprende del poder adquisitivo del aburrido.
Materia reservada para el discurso final de la depresión post vacacional. Si algo estamos en disposición de aprender de estas tomas de conciencia es que ese dolor previsto al final de tus días de ocio se han de compensar con acciones, actividades, proyectos y personas que te hagan sonreír. De momento, vamos a procurar identificar qué cosas son esas que no nos provocan la risa para buscar los antídotos adecuados para cada caso.
Ante un episodio de tu vida que te desagrade y no te llene crea otro que provoque lo distinto. El primero tal vez no desaparezca pero la llegada del segundo te hará comprender que tu vida no termina en lo desagradable y que tras toda tormenta el cielo se abre para dejar pasar el sol.
Haz cosas distintas y olvida lo que piensen los demás de ellas. Si te dibujan en la cara un atisbo de felicidad son buenas sin más y tienes la obligación para contigo primero y después para con los que te quieren el hacerlas. Es pura ecología que más allá de hacerte feliz a ti, lo hará por contagio con los que compartes lo mejor de ti mismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por participar con tu opinión. Nos ayudas muchísimo a mejorar día a día.